martes, 15 de enero de 2008

Lo fuimos dejando (mediados los años 90)

Por favor, los que no conocieraís este tebeo de cuando se hizo no leaís esta entrada pues no os hará gracia. Bueno, a ti si.
"Lo fuimos dejando" era una historieta de 54 páginas con personajes reales, nuestro círculo de amigos del segundo quinquenio de los años 80 y primero de los 90 (luego bastante desperdigado) conocido como "La pandilla basura" por su dejadez, alcoholismo y mala leche. El título del comic hace referencia a la primera de esas características y a las pocas perspectivas de futuro que ya se auguraban para sus miembros. El argumento era un poco tonto (un holocausto nuclear dejaba a los susodichos proyectos de fracasado como únicos supervivientes) pero tenía gracia para los pandilleros pues se rellenaba con anécdotas sucedidas a ellos en la vida real. Cada una de las páginas estaba dedicada y era homenaje a un mito nuestro, ya fueran escenas de cine, comics, personajes o series de televisión. Se hicieron solo 9 fotocopias, una por cada uno de los protagonistas, para que lo guardaran si les daba la gana: Me extraña. He de decir que había una portada, hecha a boli en unos 30 segundos, de Jesús Lorente Andrade que se ha perdido en mi original por lo que si alguno de los chicos basura (ya no tan chicos) la tiene que la escanee y la mande.
Primera página de la historieta. Como veis la mayoría de las cosas solo hacen risa a quienes conocen la idiosincrasia del personaje.
Los protagonistas masculinos, presentados un poco a la manera de "Reservoir dogs", de Quentin Tarantino.

María enloquece con el masivo consumo de drogas, todas disponibles gratis claro.

Un homenaje a esa obra maestra que es "13 Rue del Percebe", de Francisco Ibáñez.


Javier Blanco muere a la manera de James Cagney en "Al rojo vivo", pero en el Edificio Tárraga de Cartagena.

Un sentido homenaje a la tristemente desaparecida revista "Noticias del mundo" (ver enlace "Leela y Fry").
El tebeo terminaba con la muerte o la perdición de todos los protagonistas, pero había un epílogo en el que se aclaraba que todo era un cuento y se explicaba como habían acabado de verdad esos tipos. Aunque esto tampoco era real en ocasiones, visto ahora 15 años despues, se acertó bastante. Como último y pequeño homenaje a estos entrañables personajes diremos que, aunque no se daba un duro por ellos, han logrado salir adelante con bastante dignidad.
-El Señor Azul se casó con una guapa señorita, montaron su propio negocio y marcharon a vivir a otra localidad (que no desvelamos) donde son conocidos como "Los Beckham de Torrevieja".
-El Señor Verde rompió con su novia de entonces, para mejorar ostensiblemente con la que ahora es su mujer. Casi es condecorado al desarmar heroicamente una banda organizada de atracadores en el banco donde trabaja.
-El Señor Blanco (tampoco diremos su verdadero apellido) consiguió un buen empleo en una clínica donde fue elegido recientemente El Empleado más Cuerdo. Se fue a vivir, paradojicamente, al Edificio Tárraga, escenario de su horrible muerte en la historieta.
-El Señor Negro se convirtió en un glamouroso artista de la capital del diseño, extendiendo sus alas de Lider sobre otros inexpertos e inocentes punkis que lo tienen por un Dios. Finalmente, tras varias humilantes tentativas, pudo dejar su grumo dentro de una bella muchacha y tiene un hijo con el nombre del patrón de España.
-El Señor Rosa ha conseguido vivir del cuento durante todo este tiempo salvo breves periodos. Continua su afición por pintar monas, aunque ahora deban propagarse a través de intranet.
-El Señor Amarillo marchó a la capital del estado en busca de fama y fortuna como el gran artista que es. A dia de hoy no sabemos nada de él por lo que fama creemos que no ha encontrado pero Fortuna, quizá, como mucho, un cartón.
-El Señor Naranja fue subiendo de categoria en su trabajo para una gran empresa más allá de lo que él quisiera y menos acá de lo que merece. Su gotelé debe ser de buena calidad y sus soldaditos desfilan a gran velocidad pues ya tiene dos preciosas hijas.
-El Señor Marrón marchó a África y se colocó en una tienda de comida para animales, imaginamos que cacahuetes para elefantes y niños para leones y ONGs. Allí ha sido reconocido como el que más (y el único) sabe de cine.
-El Señor Rubio se puso a trabajar en un poco escrupuloso buffete de abogados, destacando rapidamente como uno de sus más siniestros picapleitos. Amenazas a este blog nos impiden dar más datos sobre sus actividades o paradero.

5 comentarios:

3'1416 leela dijo...

A mí sí, claro que me ha hecho un montón de risa, si acaso te han sobrado detalles de pintura al gotelé y desfiles de fuerzas armadas,tú que eres tan anti grum. Que no chufi, que es broma. De modo que todos habéis triunfado en la vida... y ¿no te pica algo por saber del Sr. Amarillo? A mí sí y eso que sólo lo conozco por dibujo, si aún existiera aquel maravilloso programa de "Quién sabe dónde" lo podríais intentar.
Me ha gustado super mucho este post-it.
Un beso Mr. Pink

Calígula dijo...

¡¡¡ Ah, Ja, JA, JA, JAAA !!!! En vez de currar, aún estoy descojonándome en el manicomio.

¡¡Dios, no me acordaba de lo de casatárraga. Demonios, espero que no fuera una premonición!!

Yo tengo una copia, pero me parece que la portada es tuya. Lo comprobaré y si es la que buscas te la envío escaneada por email, naturalmente.

Anónimo dijo...

Juajuajuajuajuajua! Sigues en forma hijo de puta. Me tomo tu apendice del destino verdadero de LA PANDILLA BASURA, como otra vuelta de tuerca de tu brillante imaginacion. encima nos sigues tratando con cariño y respeto a todos.
Gracias otra vez por mostrarnos con la lucidez de un loco lo grandes que eramos cuando fuimos pandilla.que nos quiten lo bailao.
Perdón si me he puesto cursi pero hoy me dio por ahí. Salud y r'n'r!!
Hay que joderse con el sr. amarillo, el tio triunfa con las titis hasta de dibujao!

The Saintido´s day girls dijo...

Señor Amarillo queremos un hijo tuyo! Donde estas? Vuelve!

Fry dijo...

Señor Amarillo, vuelve si, pero vuelve con el dinero, las películas y los libros que nos debes, la amistad te la puedes meter por el culo.