lunes, 31 de diciembre de 2007

Colaboraciones

El Destripador de Kartagena: verano de 1989.
Este estupendo fanzine se caracterizaba por dos cosas: Su magnífica presentación y edición (gracias a la paciencia y talento de sus dos creadores, Kike Dalton y Antonio Oliver, más una ayuda en forma de rastreras subvenciones, pero bueno) y su temática, centrada en el terror, los crímenes y la música punk y rock. Mi única aportación fue en este cuarto y penúltimo número con dos artículos que se salían un tanto de la linea habitual de la revista y que, sin embargo, fueron publicados a doble página. Uno trataba sobre Clint Eastwood y el otro sobre la música surf.

Ramalám: Junio de 1991.
Fanzine tremebundo, en ocasiones tenía más de 50 páginas, repleto de datos, reportajes, entrevistas, comics, todo ello centrado en el mundo del rockabilly y del rock and roll clásico. Lo hacian en Cartagena con gran entusiasmo Tony Resaca, Juan "Jimmy Dreams" y Mariano el Conde y llegó a los 5 números. Mi colaboración se reduce a un artículo un poco tonto sobre todos los grandes clásicos del rock and roll que han muerto de forma trágica y culminaba con una absurda teoría conspirativa cuyo brazo ejecutor había sido Jerry Lee Lewis.

Blue Velvet: Septiembre de 1993.
El fanzine BLUE VELVET, de Ponferrada, era practicamente una revista ya que la gran cantidad de publicidad que aceptaba en sus páginas le confería un presupuesto suficiente para que la enmaquetación (en Din A-8) fuera bastante superior a la media. Llegó a los cinco números (entre 1992 y 1994) y trataba basicamente sobre el mundo del rock and roll clásico, el du-duá y el neo-rockabilly con multitud de sesudos artículos y entrevistas, todo muy currado, pero se echaba en falta un poquito de sentido del humor, de hecho ni siquiera llevaba comics. En este apartado se estrenó el fanzine con una penosa historieta mia que, eso si, ocupaba las páginas centrales. Trataba sobre un tipo al que le tatuaban un pene en la espalda.


La odisea del "Jose Luís Díez": 2001.
Poco despues de que mi padre, Manuel Martínez Pastor, publicase en 1968 su ya clásico libro sobre los últimos dias de la Guerra Civil "Cartagena, 5 de marzo de 1939", recibió de forma anónima un texto mecanografiado relatando en primera persona la increible odisea que vivió el destructor republicano "José Luís Díez" durante aquel caótico año (el autor tampoco constaba pero parecía un oficial o auxiliar de máquinas de dicho buque). Mi padre, honrado como siempre, esperó en vano nada menos que 33 años a que el autor publicase tan interesante texto o bien que diera señales de vida. Finalmente se decidió a publicarlo respetando el texto original aunque adaptandolo un tanto al estilo literario actual y aportando notas explicativas a pie de página, lo cual se hizo con la humilde colaboración de mi hermana Julia y de un servidor. El libro fue un éxito y al año de su publicación pudo, al fin, conocerse la identidad de su autor gracias al marido de su nieta. Este año 2008 aparecerá una nueva edición, mucho más completa desvelando el misterio.

El rectángulo blanco: 2002.
Pequeño ensayo de arte que consta de 41 cortas premisas, las cuales son especialmente críticas con los nuevos artistas faltos de formación y de técnica y con los marchantes. Algo pedante en ocasiones se lee, sin embargo, de un tirón y con simpatía por todo aquel que estaba deseando que alguien le gritara al mundo del desenfrenado arte actual aquello de "¡El emperador esta desnudo!". Escrito en colaboración con Don Manuel Martínez Pastor fue publicado por la Editorial Ciberdomus.

El estudio de un pintor: 2002.
Don Vicente Ros (Cartagena, 1887- 1976) fue uno de los mejores pintores murcianos de siempre y alumno del gran Wssel de Guimbarda, pero es que además su estudio era contiguo a la casa de mis abuelos, por lo cual yo pasaba largas horas allí, viendole pintar si, pero también comiendo los ricos bollos que el amable anciano me daba. De él, de sus influencias, de su pintura, de sus alumnos y sobre todo del ambiente de su estudio, el mayor foco cultural independiente de la Cartagena del franquismo y germen de la intelectualidad de la democracia, habla este libro. Evidentemente mis recuerdos se ciñen más a sus famosos kamarrupas (oníricos y abigarrados dibujos a los cuales el genial y malogrado crítico Santiago Amón dedicó un libro) y a sus bollos de chocolate que a esto, pero la obra ha sido rellenado con los testimonios de quién si tenía edad para apreciarlo y con multitud de fotos. Fue publicado por la editorial Agua.

Despierta: Enero de 2003.
Ante la inminencia de la invasión de Irak un grupo de tipos estabamos bastante más cabreados con el apoyo del gobierno títere de Aznar a Estados Unidos que cualquiera de los millones de manifestantes standard de aquellos dias. Por eso se contactó y se editó un boletín que iba más allá del lema "No en mi nombre". Se pretendía por cualquier medio desacreditar al PPenoso y para ello se seguirían los lemas "Calumnia que algo queda" y "Sic semper tyrannus". Se repartió por bares y manifestaciones con cierto escándalo pero, claro, no sirvió para nada. En este primer número hacía yo una caricatura bastante bestia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

JUAJUAJUAJUAJUAJAUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJAUJAUJUJUAAAAA!!!!
360 pollos y 360 coca colas dise.juajuajuajuajuajujau...
Aaaayyyy......que risa...
Don pollo, "el gigantesco y señorial pajarraco"
GENIO Y FIGURA.
Otra cosa, que hay del famoso volumen "lo fuimos dejando"?
echo de menos una reseña a tan grandiosa epopeya, por cierto para cuando una secuela?
Nada mas amigo, y gracias por las risas y por el r'n'r!

Roque dijo...

¡Es verdad! El "Lo fuimos dejando", lo había olvidado. Pues pronto anónimo amigo (mmm), pronto. Habrá risas aseguradas con esto. Un abrazo.

leela dijo...

¡Qué rabia! También hago clic en "Un gringo en tu casa" y ni se inmuta. No lo puedo leer, copón, con el buen aspecto que tiene la cosa (textual).